Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 junio 2009 3 10 /06 /junio /2009 21:08

No hace mucho tiempo, en un pueblecito de la Mancha , vivía una joven muchacha, de nombre Rebeca, que se pasaba las tardes enteras soñando panza arriba. Cuando hacía la tarea del colegio, salía corriendo hacia el campo y se tumbaba entre los pinos de una pequeña colina, allí, miraba al cielo y formaba figuras con las nubes, hablaba con los árboles, imaginaba historias de princesas, mundos fantásticos y poderes mágicos. Su madre siempre le decía que perdería la cabeza y se volvería loca de tanto soñar despierta, pero a Rebeca no le importaba lo que los demás le dijeran y seguía yendo cada día al mismo lugar para poder sonreír y disfrutar con cada una de las historias que inventaba.

Un día, al llegar al pinar, cuál fue su sorpresa al encontrar una flor gigante muy hermosa, era una rosa con espinas y de ella, caían gotas sin cesar. Rebeca pensó que eran lágrimas, ¿por qué estaría triste aquella rosa? Pensó. Entonces quiso secar sus lágrimas con un pañuelo de papel que sacó de su bolsillo, quiso limpiar la rosa mojada y secarla, pero seguía llorando. Rebeca frotaba con fuerza los pétalos, pero seguía llorando sin parar, parecía que cada vez lloraba más y más. Rebeca empezó a desesperarse y la cogió con las manos con tanto ímpetu, que la arrancó. Le dio un vuelco el corazón, había asesinado a aquella hermosa flor, la miró desesperada sin saber qué hacer y la rosa comenzó a perder su color rojizo hasta volverse negra. Rebeca empezó a llorar desconsolada y las gotas cayeron una a una encima de los pétalos, regando la seda de su tacto que ahora era seco y oscuro. La enterró junto a su tallo y se marchó entristecida pensando que había asesinado a una rosa gigante que nació en el lugar de sus sueños.

A la mañana siguiente, Rebeca no quería regresar al lugar, estaba tan triste por el suceso, que ya no quería volver a soñar y se quedó en su casa mirando por la ventana sin pensar en nada especial, solo se repetía en su mente una imagen, la rosa negra muerta en sus manos. Pasaron los días y Rebeca seguía en su casa, cada tarde, mirando por la ventana. Su madre estaba realmente preocupada por su hija, que apenas hablaba y sólo se sentaba junto a la ventana, cada tarde, tras hacer la tarea.

Un día, en su monótona rutina de mirar sentada hacia el campo, vio algo diferente al fondo, pero estaba demasiado lejos y no podía reconocer lo que era, así que su curiosidad, la hizo levantarla de la silla y salió corriendo hasta el lugar, cual fue su sorpresa, cuando al acercarse, vio entre los pinos decenas de rosas rojas gigantes, se acercó emocionada hasta ellas. ¡Pero qué alegría más grande!, las rosas extendían sus pétalos hacia el cielo y ella pensó, ¡están sonriendo! Entonces comprendió que aquella rosa lloraba porque estaba sola.

Las lágrimas que Rebeca derramó en aquella flor y su enorme corazón hicieron que de aquel dulce entierro, nacieran decenas de rosas como aquella, para dar color a sus sueños el resto de sus días.


Clara Ortega
Copyright © 2.009

Derechos Reservados

Compartir este post

Repost 0
Published by Clara Ortega - en CUENTOS
Comenta este artículo

Comentarios

gran hermano 02/20/2012 18:40

No esta mal pero no entiendo por q lloraba la rosa al principio

Clara Ortega 04/11/2012 10:23



Lo explica el final del cuento. Lloraba de soledad.



Manuel Ibarra 03/27/2010 09:30


Hola Clara, felicitaciones por tu excelente cuento infantil(Muñeca de trapo), me gusto mucho, chaoooo.... Por favor cuando puedas, lee mí cuento (La carreta) en la pagína (losmejorescuentos.com),
luego me envias tus comentarios gracias


Presentación

  • : El blog de Clara Ortega
  • El blog de Clara Ortega
  • : Blog destinado a padres y niños. Dispone de recursos educativos y de entretenimiento, artículos, y enlaces para los niños/as de infantil y primaria.
  • Contacto

Archivos

Páginas

Enlaces