Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 junio 2009 2 16 /06 /junio /2009 16:20

HIPERACTIVIDAD

Si observas que tu hijo realiza movimientos de manos y pies frecuentes, manifiesta nerviosismo, le cuesta permanecer sentado o esperar su turno, carece de atención hacia cualquier actividad, sea o no de juego, responde precipitadamente, y habla en exceso sin escuchar, le gusta realizar actividades físicas peligrosas, trabaja las tareas escolares de forma impulsiva y desorganizada, puede tratarse de un niño hiperactivo.

Las causas de este trastorno son muy vagas, aunque se cree que un factor que predispone a ello son las familias desestructuradas. Puede necesitar medicación y terapia conjuntas. El pediatra y el psicopedagogo lo determinarán

DISORTOGRAFÍA

Si observas que tu hijo comete un número exagerado de faltas de ortografía (es una de las secuelas que deja la dislexia, incluso tras ser superada) puede tratarse de disortografía.

Esta deficiencia va asociada a la dislexia. Además de llevarle a un experto, se puede practicar con él el viejo método del dictado hasta que las faltas desaparezcan.

BINOCULARIDAD

Si observas que tu hijo tarda más tiempo que sus compañeros en realizar sus tareas, se distrae con facilidad, se cansa, se aburre o se pierde al leer y no comprende nada puede tener binocularidad.

Si es así, se deberá realizar un estudio optométrico en el que se comprobará su agudeza visual.

LATERALIDAD

Si observas que tu hijo no sabe nunca dónde está la derecha y dónde la izquierda, no es ni diestro ni zurdo, come con la mano derecha pero juega al balón con el pie izquierdo, o ve mejor con el ojo derecho pero come con la mano izquierda, puede tratarse de lateralidad o falta de coordinación visomotora.

Ambas deficiencias se deben a un retraso psicomotriz que puede mejorar si se acude pronto a un logopeda.

DEPRESIÓN

Si observas que tu hijo siempre había salido exitoso en sus aprendizajes y de repente se muestra triste e inhibido puede estar pasando un período de depresión.

En este caso, es necesario acudir a un psicólogo de niños. Los problemas de aprendizaje pueden ser en este caso síntomas o consecuencia de un trastorno mayor.

PROBLEMAS DE ATENCIÓN

Si observas que tu hijo no consigue concentrarse ni retener lo que aprende y a menudo dice estar cansado, puede tener problemas de atención.

Es importante lograr que dedique al sueño horas suficientes. Además tu hijo debe llevar una alimentación equilibrada y no estudiar nunca después de comer.

FALTA DE MOTIVACIÓN

Si observas que tu hijo se queja continuamente de que le aburre estudiar, no pone atención, siempre encuentra una excusa para dejar sus tareas sin hacer y el más mínimo esfuerzo le agota, puede sufrir una falta de motivación.

En estos casos, es necesario averiguar qué ocasiona el bajo grado de motivación y comenzar a trabajar para aumentarlo.

El reconocimiento de las personas significativas que rodean al niño, la aceptación social y el logro de metas a corto plazo actúan como estímulos que invitan a seguir manteniendo el mismo nivel de esfuerzo. Normalmente se necesita ayuda profesional.

PROBLEMAS DE RAZONAMIENTO VERBAL

Si observas que el lenguaje de tu hijo es muy poco fluido y comprende pocas palabras, puede tener problemas de razonamiento verbal.

En estos casos, la solución es tratar con un logopeda que le ponga tareas para desarrollar su aptitud lingüística e ir fomentando el gusto por la lectura y todo aquello que, de alguna manera, pueda mejorar su capacidad lingüística.

 

PROBLEMAS DE RAZONAMIENTO ABSTRACTO

Si observas que tu hijo no entiende el planteamiento de los problemas matemáticos y no consigue resolver el mecanismo de las operaciones de suma y resta, puede tener problemas de razonamiento abstracto o numérico.

La causa puede tener su origen en una dislexia, por lo que es necesario que un logopeda o un experto le haga un test.

DISLEXIA

Su hijo puede ser disléxico si escribe las letras 'b', 'p' y 'd' al revés o boca abajo, hace inversiones en la escritura como poner 'sol' en vez de 'los', o al leer en voz alta pronuncia mal las palabras o las inventa. Tiene problemas de atención, dificultades para memorizar, falta de esfuerzo y atención, hiperactividad, poca autoestima, mala percepción del paso del tiempo y es torpe al moverse.

Si observas en tu hijo estos síntomas, debes acudir a un pedagogo que programe una terapia educativa especializada para él.

DISORTOGRAFÍA

Si observas que tu hijo tiene un nivel de escritura inferior al que le corresponde, omite letras o las escribe al revés, pone todas las palabras juntas o las separa incorrectamente y lo que escribe es ilegible, tu hijo puede tener disgrafía. En este caso, es importante que acudas a un logopeda cuanto antes.

DISCALCULIA

Si observas que tu hijo tiene dificultad para sumar y restar, confunde los números, los invierte o los escribe al revés, puede tratarse de un caso de discalculia. Este trastorno del aprendizaje puede ir asociado a la dislexia, por lo que conviene consultar a un experto en esta deficiencia.

Compartir este post

Repost 0
Published by Clara Ortega - en INFORMACIÓN A PAPÁS
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Clara Ortega
  • El blog de Clara Ortega
  • : Blog destinado a padres y niños. Dispone de recursos educativos y de entretenimiento, artículos, y enlaces para los niños/as de infantil y primaria.
  • Contacto

Archivos

Páginas

Enlaces